World March website


World March Blog
29 November 2009

África

África, el continente ultrajado, castigado, que necesita alzarse y superar el pasado y el presente de explotación y opresión por las potencias coloniales y neocoloniales. La gente pacífica, fuerte, hermosa, alegre, abierta y decente, a la que han privado de su auto-estima, y que se ha visto obligada a aceptar el papel de desposeído del mundo, de quien es incapaz de superarse, de dependiente, de sirviente. La buena gente simple, que ha sido esclavizada, exterminada, empujada a la locura y la pobreza, que necesitan detenerse y aprender a pedir una guía desde su interior, para su futuro y para el futuro de todos. África, la tierra madre de nuestro origen común, puede ser el símbolo para tantas cosas que se aplican a todos nosotros. ¿Cómo dejar de ser la víctima pasiva de la historia y fortalecer la creatividad positiva, superando las debilidades y los miedos? Estamos todos en este proceso con la madre África, con la madre Tierra, con nuestro futuro abierto, que nos espera con paciencia infinita.

Hoy tuvimos un pequeño evento, muy sentido y de profundo sentido, junto con amigos humanistas de Senegal, Guinea, Gambia y Mali, en la isla de Goree, aquí en Dakar. Décadas atrás esa isla preciosa era una prisión y mercado de millones de seres humanos totalmente esclavizados. Los barcos negreros partían rumbo a América desde esta isla, donde se retenía a los esclavos cuando se los traía de diferentes partes de África Occidental. Eso no fue hace tanto tiempo. Y hace aún menos tiempo, surgió la conciencia negra y los países africanos lograron su independencia formal y sus democracias formales. Se luchó por la igualdad y se la consiguió con la no-violencia en los Estados Unidos, con Martin Luther King, y en Sudáfrica, con Nelson Mandela. Este año se otro paso histórico en los Estados Unidos: asumió el cargo el primer presidente afroamericano, considerado por muchos un símbolo de esperanza.

En todo esto, mientras el “sí” progreso, el “no” sigue tejiendo su red de sombras, con corrupción, explotación económica a indiferencia. Como diera nuestro vocero internacional, Rafael de la Rubia en la Isla de Goree, uno de los procesos negativos es la “fuga de cerebros”: la desigualdad económica hace que la población educada emigre a áreas ricas dejando las zonas pobras en una situación reiterada de ignorancia y falta de capacidad para superar su pobreza.

Esta noche dejaremos atrás el calor y la belleza de Senegal y volaremos al invierno de Nueva York y Washington, para seguir exigiendo a los poderosos los cambios verdaderamente necesarios. Queremos transformar el “no” establecido por otra clase de no:

Nous disons no a la guerre
Nous disons no a la violence

Comments are closed.